EVOLUCIÓN DE LOS ÓRGANOS POLÍTICOS Y DE GOBIERNO EN CATALUÑA


Al momento del estallido de la guerra, Cataluña disponía de unas instituciones de gobierno establecidas por el régimen ganador a la Guerra de Sucesión, cómo :

REAL AUDIENCIA DE CATALUÑA: Tribunal Superior de Cataluña. Cumplía también la función de asesorar el Capitán General y de coadyuvar en la misión gobernativa de este, con el cual constituía un organismo colegial compartiendo atribuciones en determinadas materias cono la de nombrar los oficiales de la administración real, los alcaldes y regidores de los pueblos, y la de la policía y el gobierno general de Cataluña. El nombramiento del corregidores y regidores de las capitales del corregimiento correspondía, pero, al rey.

REAL ACUERDO: La Nueva Planta previó que la representación del rey no tenía que ser monopolizada por el Capitán General, sino compartida por este con la Real Audiencia. Diarquia llamada Real Acuerdo, que fue ocasión de fricciones entre los dos poderes: del Capitán General y de la Real Audiencia.

Las tres instituciones durante este periodo fueron substituidas por las Juntas, de ámbito de Partido, Corregimental y Superior de Cataluña, reunian atribuciones ejecutivas y legislativas, a mas de organizar los abastecimientos militares, y la cabeza militar, que se encargaba de los aspectos de la defensa del territorio.

INTENDENCIA DE CATALUÑA: Magistratura dotada de amplios poderes fiscales y militares, directamente vinculada a la administración y en el gobierno central de Madrid. El Intendente contó con el instrumento del Catastro para su actuación fiscal al Principado y para satisfacer las necesidades derivadas de la financiación del ejército (teniendo cura de su mantenimiento y pago). Pero sus funciones no se limitaron a estos aspectos fiscales, sino que también se extendieron a los otros campos relacionados con la justicia y la policía (la conservación de la paz a los pueblos y del orden público, vigilar la actuación de los jueces y corregir los abusos de la administración de Justicia y de los corregidores, reconocimiento de los privilegios de excepción, etc.).

CATASTRO: Intento de Felipe V de implantar un impuesto que gravase sus súbditos según su capacidad económica. A este fin fueron elaborados una serie de formularios que abastecían minuciosamente todo tipo de detalles sobre la vida económica y las fuentes de riqueza del Principado. Con esta base se procedía al reparto de la cantidad global asignada a cada pueblo o villa, entre cada unos del vecinos según los diversos conceptos por los cuales le correspondía contribuir. Existían dos clases o tipo de tributación: el real y el personal. El Real grababa todos los inmobles (casas, tierras, incluidos censos, censales y diezmos). El Personal grababa el trabajo personal (afectaba jornaleros y personal dedicados a actividades mecánicas -según categorías gremiales - ), pero estaban exentos los nobles.

- El catastro personal tenía un tipo de gravamen especial, que se ha denominado "industrial", destinado a los individuos que disponían de medios de producción que les reportaban beneficios fuera de su mero esfuerzo personal (como por ejemplo mercaderes, notarios y obreros agremiados que contaran con alguien medio de producción, etc.). Pero este tipo del impuesto personal tenía una cierta indefinición y era menos elaborado.

CORREGIMIENTO DE MATARÓ
Con la Nueva Planta los corregimientos se convirtieron en la base de la ordenación territorial del Principado, sustituyendo las desaparecidas vegueries. El cargo de corregidor, de carácter temporal y designación real, presidía los ayuntamientos de aquellas ciudades que ern ninguno de corregimiento, velaba por el orden público y tenía funciones judiciales. Ejerció, en definitiva, un destacado intervencionismo en la esfera local y constituyó un importante instrumento de centralización política. La villa de Sabadell formaba parte del Corregimiento de Mataró, que tenía esta ciudad como cabeza de Corregimiento, y una segunda alcaldía o lloctinència de corregidor en Granollers.

AYUNTAMIENTO
La administración municipal quedaba en manso de alcaldes y regidores designados por Real Acuerdo. El 5 de mayo de 1766 se introdujo una corta representatividad popular creando los nuevos cargos de diputados del común y de sindic personer.

Los diputados, de elección popular, asistían a las sesiones del ayuntamiento y tenían voz y voto en las cuestiones relacionadas con los abastecimientos. El sindic personer, también elegido por sufragio popular, tenía la misión de velar por los intereses de los vecinos de la población.
--------------
Durante un corto periodo tuvo vigencia la Constitución de 1812 y la legislación liberal de las Cortes de Cádiz: la Diputación sustituyeron las Juntas, el Gobernador cogió algunas de las atribuciones de la capitanía general, y, a los ayuntamientos hubieron elecciones locales por sufragio general.
Telèfon: 93 729 14 72              E-mail: fundacio@oreneta.org